Inicio / Tecno / Los 23 mejores juegos de realidad virtual para PS4
San Alberto Petrobras

Los 23 mejores juegos de realidad virtual para PS4

Psvr

Ahora que PlayStation VR ha bajado su precio y que la lista de juegos anunciados sigue creciendo a buen ritmo, parece un buen momento para sumarse a la realidad virtual de PlayStation. El problema, igual que con el resto de soportes, es que no todos los juegos ofrecen la experiencia adecuada.

Para ayudaros a elegir entre los juegos que sí merecen vuestra atención en PSVR, hemos creado una lista con los 23 mejores juegos de realidad virtual para PS4. Un compendio de grandes experiencias, juegos divertidos y, sobre todo, las propuestas más originales que actualmente se pueden encontrar en PS4.

1. 'Arizona Sunshine'

Convertido en clásico tras ser uno de los juegos más prometedores de Oculus, este juego de acción nos meterá en medio de un apocalipsis zombi del que habrá que escapar a tiros. 'Arizona Sunshine' es una divertida intensa aventura en la que acabar con hordas de zombis a la vez que disfrutamos de una de las experiencias más sólidas de la realidad virtual actual.

2. 'Batman Arkham VR'

Ser Batman, pasear por la mansión Wayne y vigilar desde los tejados de Gotham. 'Batman Arkham VR' es el sueño de cualquier fan del Caballero Oscuro, un juego en el que los creadores de la saga Arkham consiguen acercarnos a lo que realmente es ponernos el traje del murciélago. La única pega, que es muy corto, apenas entre 60 y 90 minutos de duración.

3. 'Battlezone'

Era el que menos puntos tenía para petarlo en el lanzamiento de PlayStation VR, y sin embargo consiguió hacerse un hueco entre grandes nombres gracias a una jugabilidad y experiencia envidiables. 'Battlezone' es, probablemente, uno de los juegos a los que más horas podrás rascarle antes de aburrite de él.

4. 'Eve: Valkyrie'

Sin duda uno de los juegos más espectaculares que te puedes echar a la cara en PSVR, 'EVE Valkyrie' es un simulador de combates espaciales en el que sentirte dentro de la nave que comandas con una inmersión alucinante. Un recomendable juego multijugador que, además, podrás disfrutar sin el casco gracias al lanzamiento de su última expansión.

5. 'Farpoint'

Con 'Farpoint' se inauguró el PS VR Aim Controller, el típico cacharro en el que incluir los PlayStation Move para ofrecer la sensación de que tenemos un arma en las manos. Pese a la curiosidad, acabó resultando ser algo más que un detalle de plástico, consiguiendo una inmersión mucho mayor para una aventura de tiros contra alienígenas que puede irse hasta las siete horas de juego.

6. 'Gran Turismo Sport'

Probablemente uno de los juegos de la lista que menos presentación necesiten. 'Gran Turismo Sport' es la nueva entrega de la mítica saga de conducción de PlayStation y, aprovechando el auge de PlayStation VR, decidieron integrar la realidad virtual en sus conducciones. No lo han hecho a gran escala, por cierto, y el modo VR se limita a carreras de uno contra uno para garantizar que el juego vaya fluido.

7. 'Job Simulator'

Una de esas experiencias que resultan de lo más recomendables para novatos en esto de la realidad virtual. Un juego fácil de entender y con muchas posibilidades a tu alrededor en el que hacer el cabra todo lo que puedas y más. 'Job Simulator' tiene la mecha algo corta y en menos de cinco horas ya lo habrás visto casi todo, pero eso no le resta peso a lo divertido que puede llegar a ser.

8. 'Keep Talking and Nobody Explodes'

Sin duda una de mis opciones favoritas de la lista, especialmente porque puedes disfrutarlo en compañía y su recorrido ha sido meteórico. La clave de 'Keep Talking and Nobody Explodes' está en que tú y tus amigos debéis desactivar una bomba. Ellos tienen el manual pero no ven la bomba. Tú ves la bomba pero no el manual. Tocará colaborar para describir cómo es la bomba y que ellos te indiquen cómo proceder.

9. 'Moss'

'Moss' se ha convertido por méritos propios en uno de los juegos más recomendables del catálogo actual de PSVR. En él, tocará acompañar a un pequeño ratón interactuando con su entorno para ayudarle a superar los retos de plataformas, puzles y combates que se nos plantean. Un juego precioso y muy divertido que debería ser tu primera opción de compra si estás pensando en adquirir el casco de PS4.

10. 'Rec Room'

Es el único free-to-play de toda la lista y, pese a su condición, también es uno de los juegos más recomendables. En 'Rec Room' nos enfrentamos a un club social de realidad virtual en el que hacer casi de todo con amigos y desconocidos, desde bailar o crear obras de teatro hasta jugar al paintball o a baloncesto.

11. 'Resident Evil 7'

Otro que no necesita presentación es 'Resident Evil 7', juego que además de con mando en el modo tradicional, también podemos disfrutar con el casco de PlayStation VR. Una experiencia sólo apta para valientes, y no es hablar por hablar. La inmersión que promete, sumada a los sustos y tensión que genera el juego, puede acabar con el empaque de más de uno.

12. 'Rez Infinite'

El clásico de Tetsuya Mizuguchi vuelve reinventado para PlayStation VR en un juego en el que la música electrónica y los gráficos psicodélicos son su principal carta de presentación. Lo peor que podemos decir de él es que es un juego excesivamente corto, pero sin duda es de los primeros que deberías apuntar en la lista de la compra.

13. 'RIGS'

Más por la experiencia que por lo que el juego es capaz de ofrecer a nivel jugable, 'RIGS Mechanized Combat League' es uno de esos títulos que, si no entra en tus planes de compra, como mínimo deberías echarle un tiento. Guerrilla, los creadores de 'Killzone' y 'Horizon Zero Dawn' son los que están detrás de este proyecto deportivo a bordo de robots.

14. 'Sparc'

La reinvención del 'Pong' en realidad virtual. Así podríamos catalogar a 'Sparc', juego que prefiere integrarse dentro del género de los VSport como si de un deporte virtual se tratase. No van muy desencaminados, porque el juego te hace sudar de lo lindo para intentar hacer frente al difícil reto de golear al contrario.

15. 'Statik'

Los fans de cintas como 'Saw' tienen en 'Statik' su juego ideal, no por ser un título gore ni nada que se le acerque, más bien por el hecho de sentirnos como unos conejillos de indias intentando escapar de nuestros captores. Controlable con el mando Dualshock, tocará poner nuestra mente a prueba a través de distintos retos y puzles durante alrededor de cuatro horas.

16. 'Stifled'

Sin duda alguna, uno de los juegos más originales del panorama de realidad virtual. La idea es que deberemos superar la aventura a ciegas, valiéndonos del sonido que hagamos con el micrófono o el que provoquemos en el entorno para saber qué tenemos delante. El problema es que los monstruos que habitan su mundo también son sensibles al ruido.

17. 'Superhot VR'

Uno de los juegos más impresionantes de los últimos años vuelve a la carga, esta vez en formato VR. La premisa del 'Superhot' original es que debemos acabar con oleadas de enemigos a base de dar puñetazos, pegar espadazos y disparar, pero la acción sólo se mueve cuando nosotros lo hacemos. Es decir, que puedes planear tus ataques y anticiparte a los movimientos del enemigo antes de que los realicen.

18. 'SuperHyperCube'

Uno de esos juegos arcade en los que puedes perderte durante horas sin notar cómo avanza el tiempo. Tocará analizar los distintos lados de la forma geométrica que tenemos delante para adivinar qué lado será el que podrá atravesar el hueco que hay en la próxima pared. Lo que parece una idea absurda o simple, se convierte en un desafío la mar de adictivo.

19. 'The Elder Scrolls V: Skyrim VR'

El clásico juego de rol adaptado a la realidad virtual. Si ya molaba matar dragones cuando 'The Elder Scrolls V: Skyrim' llegó al mercado, pues imagina hacerlo como si estuvieses dentro de su universo. Lo mejor de todo es que, teniendo en cuenta lo cortos que suelen ser los juegos de realidad virtual, aquí tienes semanas de juego por delante.

20. 'The Inpatient'

De los creadores de 'Until Dawn', recientemente llegó a PlayStation VR esta aventura de terror ambientada en la década de los 50. En 'The Inpatient', tocará convertirnos en el paciente de un hospita psiquiátrico para intentar comprender qué nos ha llevado hasta allí y como podremos escapar de los peligros que nos rodean.

21. 'Thumper'

He aquí otro de mis juegos favoritos de la lista, un título tan extraño como su nombre, pero sin duda una obra imprescindible, vayas o no a jugarlo en realidad virtual. En 'Thumper' nos ponemos a controlar un escarabajo metálico que se mueve a toda velocidad por una pista plagada de curbas. Conforme vayamos avanzando y superando obstáculos, cada movimiento que realicemos generará ruidos que, a la larga, se convertirán en notas de una música tan machacona como adictiva.

22. 'Until Dawn: Rush of Blood'

El penúltimo hueco de la lista lo ocupa 'Until Dawn: Rush of Blood' otro de los primeros juegos que recibió el casco de realidad virtual de PS4, un juego de tiros en el que subirnos a un particular tren de la bruja para ir superando las oleadas de enemigos que irán apareciendo en la atracción. Un juego bastante simple, pero que sirve para entretenerte un rato y enseñar a las visitas de qué va eso de la realidad virtual.

23. 'Wayward Sky'

Antes de que aterrizase 'Moss', este 'Wayward Sky' era la aventura más sólida que tenía PSVR, una suerte de point and click en el que ir completando puzles mientras superamos sus bonitos escenarios. Ideal para los que quieren adentrarse en un universo de realidad virtual sin miedo a marearse o atascarse con puzles difíciles.

En Xataka | 15 juegos con los que podrás convertirte en todo un hacker (y aprender bastante por el camino)

También te recomendamos


Rick y Morty, WipEout y Blood & Truth: Sony nos muestra los próximos juegos que llegarán a PlayStation VR


Sony rebaja en 100 euros el precio de sus PlayStation VR para siempre


Siete claves para conseguir un café excelente en casa


La noticia

Los 23 mejores juegos de realidad virtual para PS4

fue publicada originalmente en

Xataka

por
R. Márquez

.

sierramat.s.a.

Chequea también

650_1200

‘Counterpart’ es la mejor serie de espías del año… y posiblemente también la mejor de ciencia-ficción

El estreno de 'Counterpart' hace unos meses nos permitió echar un primer vistazo a una serie que prometía unir con una sutilidad y un buen gusto no demasiado habitual en un medio tan dado a las metáforas fantastique a machetazos (sí, 'Westworld', te miro a ti) el cine de espías de la Guerra Fría y la ciencia-ficción de realidades paralelas. Finalizada la primera temporada, podemos decir que la misión no solo ha sido sobradamente cumplida, sino que ha lanzado a los espectadores una buena cantidad de alicientes extra. Por ejemplo, ha sabido construir sin necesidad de técnicas narrativas manidas un mundo consistente y con reglas muy concisas. Es cierto que, tras los primeros compases de la serie, en los que J.K. Simmons llevaba a cabo un monótono y críptico trabajo de oficina, preveíamos una distopía crítica con la cotidianeidad gris de la sociedad actual. Y finalmente la cosa ha ido por otro lado. Pero al hacerlo, ha profundizado en un universo mucho más emocionante: el de una realidad dividida en dos, lo que propicia una metáfora política y otra humana. Ojo: spoilers a partir de aquí. La política está muy clara, hasta el punto que el referente real es significativo: la acción se ambienta en un Berlín intemporal, que por la tecnología reconocemos como actual, pero que los creadores de la serie se cuidan de detalles modernos. La metáfora del Muro y la Guerra Fría es obvia: dos realidades divergentes en un mismo espacio físico. Las historias que hemos oído a menudo de familias berlinesas que de la noche a la mañana se vieron seccionadas, quedando divididas a ambos lados del Muro, tienen aquí un claro paralelismo con los dos mundos en los que se divide la realidad. A lo largo de esta primera temporada hemos recibido datos específicos acerca de esas dos dimensiones que se apuntaban en los primeros capítulos: a finales de los ochenta (¡cómo no!) la realidad se partió en dos. En principio transcurrían paralelas, pero pronto comienzan a divergir: en 1996 una gripe mata al 7% de la población global de uno de los dos mundos, y ellos sospechan que nosotros podemos haber tenido algo que ver con la plaga. La existencia de los dos mundos sigue siendo secreta, aunque el espionaje y el contraespionaje están a la orden del día. La parte humana está íntimamente relacionada con la política (¡como pasa siempre con las buenas metáforas políticas!), porque 'Counterpart', aparte de evocar una parte de nuestra historia que no está tan ideológicamente enterrada como nos gustaría, habla de la dualidad que anida en cualquier ser humano. Y lo hace a través de su protagonista, por supuesto que sí: apocado oficinista en un mundo, implacable espía en otro. Cuando las circunstancias argumentales les obligan a intercambiar sus lugares, 'Counterpart' plantea una intriga de espionaje acentuada por la personalidad de su(s) héroe(s). Pero el personaje de JK Simmons es solo uno de los duplicados, que abundan desplegados en los dos mundos, y en muy diversas circunstancias. Por ejemplo, 'Counterpart' se las arregla para hacernos creer que la mujer del protagonista (espía avezada en un mundo, en coma por un accidente en otro) viven un paralelismo similar al suyo, y nada más lejos de la realidad. Una asesina a sueldo (un auténtico caramelo para Sara Serraiocco) tiene que matarse a sí misma, lo que le ocasionará innumerables conflictos. Y la mejor trama de todas: en uno de los mundos se educa a niños desde pequeños (en organizaciones que también recuerdan a lo peor de la Europa del Este de la Guerra Fría) para que sustituyan a sus contrapartidas en el otro mundo. Así sucederá con uno de los personajes más interesantes de la intriga, interpretada por Nazanin Boniadi, de la que descubriremos que siendo niña tuvo que soportar que le partieran las dos piernas para tener la misma lesión que su reflejo en el otro mundo, a quien le tocaba sustituir. Es buena, pero... ¿es la mejor? ¿Es posible que la mejor serie de ciencia-ficción del año haya llegado de tapadillo y sin hacer apenas ruido? ¿Es posible que supere la grandilocuencia de 'Westworld', la catarata de colorines de 'Altered Carbon' o el sugestivo cambio de tercio en una franquicia histórica, de 'Star Trek Discovery'? Es complicado hablar en absolutos y comparar series que a menudo no tienen mucho que ver entre si: la ampulosidad propia de la space opera de Star Trek choca con la sobriedad expresiva de esta, y por otra parte... ¿es ciencia-ficción 'Stranger Things'?. Pero lo que está claro es que 'Counterpart' está en los puestos más altos de la lista. A nivel discursivo, de hecho, no tiene rival. No hay más que compararla con la otra gran serie de ciencia-ficción metafísica del momento, 'Westworld', a la que solo le falta poner en letras mayúsculas de neón su mensaje acerca de "qué es lo que nos hace humanos". 'Counterpart' habla de eso también, pero como la propia trama que la vertebra, no toma el camino más corto, sino el más alambicado: gracias a la división en dos mundos, 'Counterpart' podría plantear simplemente una división de la esencia humana en dos, a lo Jekyll y Hyde, del mismo modo que en 'Westworld' hay seres artificiales y humanos auténticos. Es decir, podríamos tener un mensaje de "un ser humano consta de dos personalidades opuestas, y esto es lo que pasa cuando se enfrentan", pero 'Counterpart' opta por una solución mucho más inteligente, ya que cada una de esas personalidades... tiene su propia personalidad. La segunda mitad de esta primera temporada explora las complejidades de esa dualidad, cuando vemos que estamos ante algo más complejo que un Howard "bueno" y un Howard "malo". Esto se contagia al resto de los personajes, que entran (junto a sus dobles) en una zona gris muy difícil de acotar. La comparación con 'Westworld' es pertinente, y pese a que la factura técnica de la serie original de HBO ('Counterpart' es originariamente de Starz) es incomparable con 'Counterpart' (aunque ésta tampoco lo pretende: su registro visual es el de la discreción y la aparición de lo extraordinario entre el asfalto gris de la ciudad), el mensaje de la serie producida por Jonathan Nolan es más de brocha gorda. Códigos binarios, seres artificiales o humanos, el enfrentamiento entre ambos y poco más. Quizás en estos términos la serie más comparable a 'Counterpart' sea 'The Handmaid's Tale': la complejidad de su propuesta, completamente alejada de planteamientos duales, corre paralela a su cuidada puesta en escena, que también como la serie de Starz hace buen uso de un empleo inteligente de la iluminación y el diseño de producción. Ambas, también, usan un código de la ciencia-ficción sencillo y sin estridencias, alejado de los excesos de fantasía para plantear mundos creíbles y realistas. La ciencia-ficción en ambos casos es un telón de fondo, no un soporte argumental, sutilmente camuflado de dama costumbrista en un caso y de ficción de espionaje político en otro. En un panorama tan fértil y estimulante como el de la ciencia-ficción televisiva actual, es complicado elegir una serie que poner en cabeza. 'Counterpart' es una de las mejores del momento gracias a su espectacular trabajo interpretativo, sus sutilidades visuales y su dosificación del argumento. También sin duda, y está claro que es lo que la hace especial, la que lo consigue con menos estridencias. No sabemos si será la mejor, pero desde luego sí la más elegante. También te recomendamos 'Counterpart', realidades desdobladas en una de las mejores piezas de ciencia-ficción televisiva del momento 'Real humans', el 'Blade Runner' que vino de Suecia Conoce a los principales roles, campeones y habilidades en League of Legends - La noticia 'Counterpart' es la mejor serie de espías del año... y posiblemente también la mejor de ciencia-ficción fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .