Inicio / Tecno / Nuevo iPhone X: el iPhone más arriesgado (e impresionante)
San Alberto Petrobras

Nuevo iPhone X: el iPhone más arriesgado (e impresionante)

iPhone X precio y ficha tecnica

Tras los nuevos iPhone 8 y iPhone 8 Plus, Apple ha cumplido con las expectativas y ha anunciado el nuevo iPhone X, un modelo que cambia completamente el diseño de la familia 10 años después del primer iPhone.

Ficha técnica del iPhone X

El nuevo iPhone X es el modelo de teléfono de Apple más arriesgado y completo desde que hace ya diez años se presentará el primer iPhone. En su ficha técnica nos encontramos con numerosas novedades, giros y cambios respecto a las bases que Apple había mantenido para el iPhone en estos diez años.

Las mayores novedades las encontramos en la pantalla y el diseño, a partir de cuya revolución también cambia la manera en que Apple pretende que interaccionemos con el smartphone.

iPhone X

Pantalla

5,8 AMOLED (HDR)

Resolución

2436×1125 píxeles

Procesador

Apple A11 (6 núcleos)

RAM

3 GB

Memoria interna

64 y 256 GB

Batería

– (carga rápida e inalámbrica)

Dimensiones

143,6×70,9×7,7 mm // 174 gramos

Cámara principal

12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) con OIS

Cámara secundaria

7 MP (f2.2)

Otros

Resistencia al agua / Face ID

Precio

1159 /1139 euros

Un iPhone sin marcos … por fin

Llevamos un par de años en que el diseño de un smartphone tiene que ver casi todo con la pantalla. El iPhone se había resistido a esa corriente renovadora y revolucionaria hasta este nuevo iPhone 10. Apple da varios saltos en apartados como el panel, la eliminación de marcos o la resolución, todos ellos tomando impulso una sola vez.

El nuevo iPhone X se une a Samsung o LG en la línea de diseño de smartphones donde todo el frontal es pantalla

Apple ha tardado ni más ni menos que 10 años en ofrecer un iPhone competitivo en aprovechamiento del frontal. Le ha costado, pero este iPhone X ya asume las líneas de diseño y trabajo que Samsung o LG llevan aportando al mercado y la gama alta desde hace años.

El diseño del iPhone X se mueve alrededor de una pantalla de 5,8 pulgadas que curiosamente da lugar a un iPhone de menos altura (143,6 mm) y más manejable que el iPhone 8 Plus con menos diagonal. A destacar el ancho de 70 mm, y el grosor, inferior a los 8 mm. Su peso es de 174 gramos.

iPhone X diseño

Esto que parecía impensable en un iPhone se produce por la eliminación completa de los marcos. Todo el frontal del iPhone X es su pantalla, y el cambio respecto a modelos de iPhone anteriores es enorme si nos fijamos en los marcos superior e inferior. A tener en cuenta el diseño en forma de solapa de la pantalla en la parte superior, peculiaridad que tendrá sus pros y contras en relación con las aplicaciones y el sistema operativo.

El acabado del iPhone X es en cristal, tanto para el frontal como en la trasera, y lleva protección contra agua y polvo.

Llega la tecnología OLED

Para lograr esta ocupación total del frontal por parte de la pantalla, Apple se ha pasado a la tecnología OLED. Este cambio es bastante relevante en tanto que la tecnología IPS y concretamente el panel del iPhone, más allá de la resolución, ha sido durante estos años la referencia en términos de fidelidad y calidad.

La nueva pantalla ha sido bautizada como Super Retina HD Display, y cuenta con una resolución de 2436×1125 píxeles para una densidad de píxeles de 458 ppp. Tiene 3D Touch, es HDR y compatible con Dolby Vision y HDR10, además de True Tone. Su brillo es el mismo que en iPhone anteriores, con 625 nits, tiene perfil P3 y en este caso, al ser OLED, contraste de 1.000.000:1

Iphonex Front Vibrant Camera

Adiós al botón de inicio y el Touch ID

Como les ha pasado a Samsung o viene haciendo LG desde hace muchas generaciones, ocupar todo el frontal del smartphone con la pantalla lleva asociados sacrificios y cambios muy importantes. En el iPhone X desaparece el botón de inicio como tal y el control del terminal se basa en gestos para el control de pantallas, opciones y diferentes acciones en la interfaz de iOS 11.

Respecto a la identificación de huella tan cómoda gracias a Touch ID, desaparece. No hay traspaso a la parte trasera como han hecho todos sus rivales (o al lateral como tiene Sony). El iPhone X pasa del Touch ID y arriesga con la identificación de rostros.

iPhone X reconcimiento facial

El sensor facial o Face ID se sirve de sensores de infrarrojos para detectar nuestra cara desde diferentes ángulos e incluso con rasgos parcialmente ocultos. Según Apple, el reconocimiento es en 3D, lo que evitaría que una simple fotografía o máscara se usara para desbloquear el terminal.

Para conseguirlo se valen de Neural Engine, tecnología integrada en el nuevo chip A11, y será capaz incluso de identificar rostros con gafas. El reto es importante. Por cierto, la identificación Face ID funcionará también integrada por terceros.

Más potencia y batería con carga inalámbrica

iPhone nuevo, procesador de Apple de estreno. La máxima de la compañía se cumple a rajatabla en el nuevo iPhone X, smartphone que disfrutará del procesador A11 Bionic, un modelo desarrollado completamente por Apple y que cuenta con seis nícleos. Sin datos por ahora específicos, este procesador iría acompañado de 3 GB de memoria RAM y una GPU que por primera vez también ha sido creada por Apple completamente.

iPhone X pantalla

Los resultados los comprobaremos en la prueba a fondo del iPhone X, pero basándonos en las experiencias previas, no tenemos muchas dudas de que Apple seguirá disfrutando de una ventaja competitiva basada en el control de software+hardware que le da rendimiento máximo y a la altura de todos sus rivales independientemente de los números del procesador o la cantidad de memoria RAM.

Respecto a la batería, este nuevo iPhone X también ha sido el acicate para dar un paso adelante en un apartado donde en ciertos aspectos Apple se había quedado muy atrás. Si en autonomía real el iPhone ha podido mantener la competitividad gracias a la eficiencia, no ha pasado lo mismo en posibilidades de carga.

Tarde pero Apple por fin se ha dado cuenta de lo necesaria que era la carga rápida (y la inalámbrica)

Con el iPhone X esperamos ver mejora en la autonomía gracias al uso de la tecnología OLED en la pantalla, así como por la mayor capacidad de la batería. Apple ha realizado algo parecido a lo que vimos en su Macbook y ha aprovechado casa hueco disponible en el interior del iPhone X para colocar celdas de la batería.

iPhone X carga inalámbrica

Más importante será ver la llegada de la carga inalámbrica al iPhone X, así como una esperada carga rápida que dejaba en ridículo al iPhone frente a sus rivales.

La cámara del iPhone X

Aunque en este iPhone 10 la atención se la lleva la pantalla y el cambio de diseño, no podemos nunca olvidarnos de lo que ha sido durante años un motivo de compra respecto al teléfono de Apple: la cámara.

La cámara del iPhone X vuelve a ser de tipo doble y potenciando o destacando el modo retrato. Son dos sensores de 12 megapíxeles, de más tamaño para mejorar los resultados en condiciones de poca luz, y que será capaz de grabar vídeo 4K a 60 fps. También contará con un modo de cámara lenta a 240 fps con calidad 1080p.

La apertura de las cámaras es de f/1.8 y f/2.4, con diferentes distancias focales para conseguir el zoom 2X. La estabilización óptica alcanza a las dos cámaras, así como el uso de un flash de 4 LEDs. Y próximamente tendrá un modo retrato mejorado.

Iphonex Truedepth Back Camera

Otro cambio importante en la cámara del iPhone X la encontramos en la cámara secundaria, que sube su resolución a 7 MP (f2.2) y añade modo de retrato. Apple, mucho después que los rivales, se ha dado cuenta de la importancia de esta cámara para selfies.

Versiones y precio del iPhone X

El iPhone X empezará a venderse a partir del próximo 3 de noviembre, pero puede reservarse desde el día 27 de octubre. Podremos comprar las dos modalidades de colores (Silver y Space Gray) con precios de 1159 euros para el modelo con memoria interna de 64 GB y de 1329 euros para el de 256 GB.

Iphonex Charging Dock Pods

También te recomendamos


iPhone X, Apple TV con 4K y todo lo que esperamos ver en la Keynote de Apple


iPhone X, iPhone 8 e iPhone 8 Plus: precios de las distintas configuraciones, fechas y disponibilidad


Las 7 nuevas cartas de Clash Royale que te harán ganar la partida


La noticia

Nuevo iPhone X: el iPhone más arriesgado (e impresionante)

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Penalva

.

sierramat.s.a.

Chequea también

650_1200

Cuando cambiarle la piel a Windows estaba de moda

Cuando Windows 95 Windows 98 aparecieron en el mercado, lo hicieron con una interfaz de usuario simplona y limitada en su capacidad de personalización. Fue entonces cuando surgió WindowBlinds, una aplicación que apareció en 1999 que permitía cambiar el aspecto visual de Windows y que se convirtió en un éxito absoluto. Así se iniciaba una era de la personalización que aún hoy sigue mostrando sus maravillas. WindowBlinds como referente de una época dorada Como cuentan los responsables de Stardock, la empresa que desde el primer momento dominó el panorama del 'Windows Skinning', aquella versión de WindowBlinds estaba limitada por la memoria GDI de Windows 95, 98 y Me, que era de tan solo 128K. Eso hacía que utilizar la aplicación pudiera acabar ralentizando los ordenadores de aquellos usuarios o incluso hacer que fueran inestables. Aquello cambió con Windows 2000, que por fin planteaba una arquitectura gráfica distinta. Los usuarios de Windows 2000 que usaban WindowBlinds ya no tenían problemas a la hora de ejecutarlo, y de repente la aplicación se convirtió en algo más que una forma de juguetear con Windows: se podía usar en el día a día. Microsoft de hecho "adaptó" la idea de WindowBlinds y la aprovechó para el que sería su sistema operativo más longevo, Windows XP. En lugar de utilizar el componente wblind.dll (con sus ficheros .UIS) en el que se basaban las aplicaciones de Stardock, Microsoft creó su propia librería dinámica, uxtheme.dll que hacía uso de los llamados .msstyles. La piel o tema "Luna" demostraba que Windows XP era personalizable, pero Microsoft no quiso explotar demasiado esa capacidad. Curiosamente Microsoft no fue mucho más allá a pesar de tener con esa librería la herramienta para explotar este concepto. Simplemente crearon la célebre piel "Luna" y algunos estilos visuales más como alternativas al estilo clásico y sobrio de Windows 2000. No pasó mucho tiempo hasta que otros lograron superar las barreras que Microsoft había impuesto a terceras partes para usar uxtheme.dll. Así es como nació Style XP, que también floreció de forma importante en aquellos primeros años del nuevo milenio. El gran punto de inflexión llegó con Windows XP, que ya no estaba basado en ese lastre llamado DOS y que permitía modificar el aspecto visual del sistema operativo de una forma mucho más potente. Aunque habían mantenido la retrocompatibilidad en versiones anteriores, WindowBlinds 4 apareció centrado específicamente en Windows XP, y de hecho aprovechaba las APIs para temas visuales que Windows XP ofrecía e incluso la aceleración hardware de las (entonces) ATI Radeon y las NVIDIA GeForce. Aquello supuso el despegue definitivo de una práctica que se convirtió en viral. Darle a Windows un aspecto diferente se convirtió en una singular forma de demostrar la creatividad de desarrolladores de temas y usuarios, y las versiones de WindowBlinds se fueron sucediendo a lo largo de los años. WindowBlinds 10, lanzado en marzo de 2016, añadía soporte a Windows 10 para todas sus opciones, por ejemplo. Personalízalo todo Esa fiebre por la personalización de nuestro escritorio hizo que Stardock se convirtiera en la referencia absoluta en este campo. Aunque lanzaron muchos productos por separado, los más relevantes acabaron formando parte de su suite de personalización Object Desktop. Ese producto sigue siendo uno de los más potentes en este ámbito gracias a su enorme número de opciones y componentes. Con ellos podremos no solo personalizar el aspecto visual de Windows 10 y versiones anteriores, sino también del propio funcionamiento del sistema operativo. Las opciones, claro está, existieron y existen: añadir un Dock al estilo de macOS es posible con herramientas como RocketDock, crear lanzadores rápidos con Launchy, o acudir al prodigioso Rainmeter como alternativa Open Source a WindowBlinds. También aparecieron herramientas como DesktopX que explotaban esa otra fiebre por los widgets (otros les llamaron 'gadgets' o simplemente 'objects') en pantalla que también poblaban los escritorios de usuarios de Linux y OS X y que añadían componentes que luego acabaríamos viendo en nuestros móviles Android e iOS. Estas y otras opciones se suman por supuesto a la personalización de fondos de pantalla, un tipo de componente algo más básico pero mucho más extendido que ha hecho que cientos de sitios web y comunidades de usuarios compartan una cantidad mareante de imágenes en todo tipo de resoluciones y formatos. Puede que la fiebre por la personalización del escritorio se haya relajado, pero lo que también está claro es que sigue estando muy viva entre diversos grupos de usuarios. Comunidades como PixelPeddlers en Reddit (con guías para empezar aquí) o la sección de personalización de DeviantArt (con pieles —skins— e iconos por doquier) y son tan solo dos buenos ejemplos de una moda que sigue mostrándonos una creatividad alucinante entre los usuarios de Windows. Y de otras plataformas, desde luego, aunque en esta ocasión nos hayamos centrado en el sistema operativo de Microsoft. También te recomendamos Hay quien está usando cajas de viejos 386 para construir sus PCs de última generación Windows 10 Home vs Windows 10 Pro: cuales son las diferencias entre ambas versiones Estas son las apps (y 3 wearables) más populares para hacer deporte - La noticia Cuando cambiarle la piel a Windows estaba de moda fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .